Escrito por en

Alquilar o comprar: ¿qué opción es más rentable?

¿Alquilar o comprar? Seguro que te has planteado esta pregunta más de una vez y cuando has intentado darle respuesta, los dos grandes tópicos relacionados con este tema han pasado por tu cabeza: alquilar significa tirar el dinero y comprar una vivienda ata mucho a los propietarios. Y es que es lo que habitualmente se dice para hacer frente a estos grandes dilemas financieros a los que toda persona se enfrenta alguna vez a lo largo de su vida.

Lo primero que hay que tener en cuenta a la hora de hacer una comparativa entre lo que supone el coste mensual del alquiler y de una hipoteca es que solo tendría sentido si el préstamos fuera a tipo fijo, tal y como nos recuerdan los expertos del portal Kelisto. En primer lugar porque con una hipoteca variable la cuota puede cambiar de manera considerable con el paso del tiempo. Y es que aunque actualmente el euríbor presenta valores negativos, en el 2008 superó el 5%. Algo que si se repitiese haría que las mensualidades de las hipotecas aumentase notablemente.

A la hora de elegir entre comprar o alquilar, otro de los puntos importantes a estudiar es el horizonte temporal. Es decir, decidir si queremos una casa para vivir ahí los próximos 30 años o si por motivos laborales o personales creemos que pasaremos poco tiempo en ella. Si nuestra situación es la primera, los gatos iniciales para comprar la vivienda habrán merecido la pena, pero si por el contrario nos identificamos más con la segunda, puede que el desembolso no nos salga a cuenta.

A continuación vamos a detallar las ventajas e inconvenientes de ambas opciones ya que como todo en esta vida, tanto comprar como alquilar tienen sus puntos negativos y positivos.

Ventajas de comprar

  •  Mayor seguridad a la hora de jubilarse

Según la OCU, cuando una persona se jubila se reducen en un 26% sus ingresos. Por eso, una de las mayores ventajas de comprarte una vivienda tiene que ver con la jubilación. Y es que llegado ese momento, lo normal es que ya tengas pagada tu casa y puedas empezar a gastar el dinero que te quede en costear otros gastos que lleguen con el paso del tiempo.

  • Revalorización

Lo lógico es que un inmueble gane valor desde la fecha de su compra hasta el momento en el que se termina de pagar. Esto es lo que dice la teoría, aunque no es ni 100% seguro (solo hay que ver lo que paso con el pinchazo de la burbuja inmobiliaria), ni es saludable que lo haga al ritmo que lo hizo durante los años del boom.

  •  Libertad para reformar y decorar

Aunque no parezca un punto tan importante como los anteriores, supone una gran comodidad para los consumidores tener su propia casa a la hora de hacer las obras y reformas que quieran sin que nadie les ponga limitaciones, así como decorar la vivienda a su gusto. Algo que normalmente no ocurre en las casas de alquiler.

Inconvenientes de comprar

  • Ahorros previos

Para poder comprarte una casa siempre va a ser necesario que cuentes con un colchón de dinero para que la operación sea viable. Normalmente es necesario que tengas ahorrado un 30% del valor de la vivienda más o menos: el 20% que no te dará el banco porque las hipotecas suelen ofrecer el 80% del valor tasación, y otro 10% para impuestos y posibles gastos iniciales.

  • Gastos

Surgen nuevos gastos a los que no tenías que hacer frente cuando estabas de alquiler como por ejemplo el pago de impuestos y tributos municipales como el IBI y la tasa de basuras, los gastos de comunidad, seguro de vida o las posibles reparaciones que tuvieras que realizar, entre otros.

 

Ventajas de alquilar

  •  No hacen falta ahorros previos

Para entrar de alquiler en una casa no hace falta contar con un colchón tan elevado como el que necesitamos a la hora de comprar. En principio solo haría falta el importe de la fianza, que según la ley de arrendamientos urbanos, debe equivaler a una mensualidad (aunque este puede ser mayor si se acuerda así entre propietario e inquilino). A este también se le podrían añadir otros gastos como los relacionados con el mobiliarios en el caso de que la casa se entregue sin muebles.

  • Mayor flexibilidad

Una de las mayores ventajas de alquilar es la flexibilidad que tiene el consumidor para dejar la vivienda si se encuentra ante dificultades económicas o se ve obligado a cambiar de casa por motivos laborales. Eso sí, para poder desistir del contrato tendrán que haber pasado al menos seis meses desde la firma y será necesario avisar al propietario con 30 días de antelación. Además, el dueño de la casa podría haber incluido en el contrato algún tipo de compensación económica en el caso de que se abandone la vivienda antes de que finalice el contrato.

Inconvenientes de alquilar

  • Problemas cuando llegue la jubilación

Cuando llegue el momento de jubilarte si vives de alquiler tendrás que seguir haciendo el mismo esfuerzo para pagar tu casa aunque los ingresos que recibas a partir de ese momento sean menores. Esto puede provocarte dificultades para cuadrar el presupuesto con el que cuentas para pasar el mes.

  • Pasados los años sigues sin tener nada

Es algo obvio, pero al contrario de lo que ocurre con la compra de una vivienda, la casa que habrás estado pagando durante muchos años nunca será tuyo.

  • La relación con el propietario

Siempre va a ser recomendable mantener una buena relación con el propietario de la casa de alquiler por si se produce alguna avería o desperfecto en la casa o incluso por si hay problemas con la comunidad de vecinos. Además, el dueño de la vivienda siempre puede recuperarla una vez que haya transcurrido el primer año de contrato.

¿Qué opción es más rentable?

Esta es una pregunta que solo puede responder el comprador o el inquilino de una vivienda ya que en ella influyen tanto factores económicos como preferencias personales. Según el periódico ABC está es la conclusión que obtenemos al comparar las dos opciones desde el punto de vista de la rentabilidad:

*Comprar

“En el caso de una hipoteca concedida sobre una vivienda de 90 metros cuadrados, que cubre el 80% de su importe, el gasto mensual asciende actualmente, según el estudio de Pisos.com, a 571,11 euros mensuales, según el tipo de interés y plazo de amortización medio. De este modo, el desembolso anual supondría cerca de 6.853,32 euros, un 24,3% del presupuesto familiar”, explica el ABC.

 *Alquilar

“Para determinados tipos de inmuebles el gasto familiar para el régimen de residencia en arrendamiento es mayor. La actual coyuntura de tipos de interés bajos y la corrección de los precios han hecho que la opción de la compra gane terreno al alquiler, como apunta BBVA Research. Así, la inversión anual sería de 8.100 euros”, manifiesta el ABC en su edición digital.

La conclusión que obtenemos de este artículo (publicado en julio de este año 2017) es que teniendo en cuenta el valor medio de los alquileres y el precio de una vivienda tipo, la opción de la hipoteca supone hoy en día menor desembolso que la del alquiler.

 

 


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies